Facebook Twitter Google +1     Admin

fernandomalo

Pináculos para el cimborrio de la catedral.

20120206002021-c-4.jpg

Esta mañana he descubierto una gran frase que se ha utilizado desde hace tiempo en el mundo de la restauración:

 

“En las alturas,

los cojones de los burros,

son molduras”

 

Creo que es una frase muy sabia y que me ha transmitido un profesional de las restauraciones en Aragón.

Estos días estoy reproduciendo las piezas cerámicas del los pináculos para el cimborrio de la Catedral de Tarazona.

En el octubre del año 2007, entregué 6 piezas similares para la restauración de la Catedral, ahora parece ser que hay que reponer alguna mas.

Después de 5 años he tenido que refrescar mi memoria, las técnicas, los esmaltes aplicados…

En el taller siempre hemos mimado las piezas para la restauración, la aproximación a las piezas originales, a los colores, las medidas, las formas…

Nunca ha importado la altura en que se encontraban, hemos realizado muchas piezas para rincones que sólo están al acceso de visitantes privilegiados.

El próximo día 9, los príncipes van a inaugurar oficialmente la Catedral de Tarazona.

Dejando a un lado la temática monárquica o republicana, cada vez que vea estas piezas de los pináculos, me acordaré de los cojones de los burros.

Comentarios » Ir a formulario

fernandomalo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Temas



Enlaces

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris